lunes, 26 de enero de 2015

Software libre: Aplicaciones de éxito

Son muchas y muy variadas las aplicaciones basadas en software libre, la mayoría ya hemos tomado contacto con Firefox, OpenOffice y otras de uso extendido, no obstante, trato de presentaros alguna otra que os pueda resultar de utilidad.

Uno de los editores fotográficos más populares, con permiso, claro está, de Adobe Photoshop. Con él es posible realizar algunas manipulaciones básicas así como labores de dibujo bastante interesantes. Al contrario de lo que ocurría en Audacity, el manejo de Gimp puede ser algo complejo al principio si nunca lo has utilizado antes. Sin embargo, en este blog ya te hemos dado en alguna ocasión algunos trucos para sacarle el máximo partido.
 
Compatible con gran variedad de formatos, Gimp es un editor de imágenes de lo más versátil y, por supuesto, totalmente gratuito. Una herramienta en constante actualización que, además, es capaz de abrir documentos en formato PSD, por lo que podrás terminar tus trabajos de Photoshop en cualquier otro equipo que no disponga del software por excelencia de Adobe.

Figura 1. Captura del área de trabajo de Gimp.
 
No se trata tanto de un programa de software libre, sino de código abierto (las diferencias son escasas, pero vale la pena hacer la puntualización). Sin embargo, desde su lanzamiento el 9 de noviembre de 2004, se ha convertido en una de las opciones preferidas por los usuarios de internet. El navegador, que en un primer momento iba a llamarse Phoenix, más tarde Firebird y, finalmente Mozilla Firefox, nació como un proyecto experimental en el que se buscó dotar a la suite Mozilla (que integraba un buen número de aplicaciones para la gestión de correo electrónico, edición de código HTML y otras funciones profesionales) de un navegador compatible con todo el software incluido su paquete.

En total, apenas 99 días después de su presentación en sociedad, el navegador superó los 25 millones de descargas, dos de los cuales tuvieron lugar en las 36 horas posteriores a su publicación. Desde entonces, casi una treintena de versiones han ido aportando nuevas características al software del popular zorro, siendo posible instalarlo incluso en dispositivos Android.

Figura 2. Mozilla Firefox.

El editor de audio más extendido y el preferido por los aficionados a este tipo de labores. Su punto más interesante, además de su tremenda facilidad de manejo, es la inmensa variedad de filtros y efectos que incluye. Cada uno de ellos está desarrollado por los usuarios en función de sus necesidades puntuales por lo que, de descargar Audacity, contarás con plugins para todos los usos imaginables.

Cierto es que algunos de sus componentes podrían mejorarse, pero precisamente la licencia de este software permite que sus herramientas se vean desarrolladas en cada nueva versión, incluyéndose evoluciones de los principales códecs de exportación. De esta forma, la calidad de los archivos de salida está garantizada en todo momento.

 Figura 3. Audacity.

De nuevo, una herramienta enfocada a la creación multimedia pero, en este caso, en el terreno del vídeo. La mayoría de los programas destinados a la grabación de cuanto sucede en la pantalla del ordenador nos permiten aprovechar sus capacidades durante un período limitado y, en muchas ocasiones, con una marca de agua ciertamente invasiva.

Con CamStudio podrás crear videotutoriales, grabar las mejores partidas en tus juegos favoritos o cualquier otra cosa que se te ocurra y almacenar los resultados en tu disco duro en formato Flash o AVI. Una solución gratuita y muy sencilla de manejar que puede sacarte de apuros en más de una ocasión.

 Figura 4. CamStudio.

El gestor de contenidos más práctico para usuarios de libros electrónicos. Calibre ha ganado protagonismo en la escena del software en los últimos meses gracias a la proliferación de este tipo de dispositivos. Y es que la variedad de herramientas que ofrece lo sitúan a la vanguardia en lo que a organización de bibliotecas digitales se refiere. 

Con este software es posible sincronizar el libro electrónico (sea cual sea su marca y modelo) y gestionar los títulos incluidos en él desde el PC. Además, en cada uno de ellos es posible modificar toda su meta información, convertirlo al formato que mejor se visualice en tu dispositivo e, incluso, agruparlos por temática, editorial, autor y un largo etcétera. Sin duda, la mejor solución para incluir y borrar contenidos de tu ebook con total comodidad e, incluso, recuperar tu organización interna en caso de tener que formatear su memoria.

 Figura 5. Calibre.